Nunca dejes de intentarlo

La curiosidad y la ambición han empujado a la humanidad, desde tiempos antiguos, al desarrollo colectivo. Sin la ambición, hoy aún estaríamos comunicándonos por carta. Pensaríamos que poner a 180 personas a volar sobre el océano, sería imposible.

Si eres una persona inquieta, emprendedora, con hambre de crear soluciones. Si traes en la sangre el descubrir y aprender cosas nuevas todos los días. El mundo necesita muchas copias tuyas. Para inspirar.

Es totalmente normal sentir miedo y frustación. Somos humanos. Pero también está en tu responsabilidad el luchar hasta el cansancio. Hacerte moler con tal de conseguir objetivos.

Por encima de "bien" está "excelente". No pongas excusas. No importa si no tienes estudios. Busca una motivación que te permita estar siempre en pie.

Claro, siempre tienes la opción de abandonar. De bajar lo brazos e irse a casa. No queremos que nadie  esté haciendo algo que no quiere hacer. Pero piensa un momento, ¿qué pasaría si lo hubiese intentando? ¿qué pasaría si me hubiese parto el lomo, día tras día, por conseguir lo propuesto? ¿qué pasaría si hubiese dado el 100%? No creo que puedas vivir una vida en paz con estas preguntas, que te atemorizan cada día.

La otra vez estaba leyendo un libro, donde decia que, cuando una persona entra en frustación o miedo, debe buscar una motivación mucho más grande. Esta es la única forma de lograr recuperar la línea. 

Es normal que las cosas no salgan siempre como se planean. Es normal. Nunca dejes de intentarlo. De luchar. De dejarse la piel y sudar sangre si es necesario.

Quiero compartir contigo la historia de Pablo, quien usó todos los recursos que tenía en sus manos, para pararse de la cama.


Entradas populares de este blog

(Conversación) La Estafa Del Sistema de Pensiones, con Eli Feinzaig

¿Cómo Vender Sin Vender en Marketing Multinivel?

Yo Hago Lo Mismo Que Tú, Pero A Mi Me Pagan.